Llegan las esperadas vacaciones de Semana Santa y son muchas las personas que llevan semanas planeando un viaje para salir de la rutina. En los últimos años la mayor parte de reservas de alquiler de apartamentos o pisos en los que disfrutar de unos días de descanso en un destino playero o en una capital de provincia se produce por Internet. Una opción de búsqueda que no siempre resulta acertada y que en un porcentaje elevado se traduce en timos y fraudes que evaporan el inmueble alquilado como si de magia se tratara.

Es cada vez más común alquiler una casa o un apartamento en una zona de playa o en una ciudad con amplia tradición en la liturgia de la Semana Santa para disfrutar de un descanso y ahorrar. Se estima que este tipo de opciones permiten un ahorro de hasta el 50 por ciento respecto a un hotel en una gran ciudad. No es de extrañar que el alquiler de una vivienda para unos días sea una opción en auge, y una alternativa para quienes buscan engañar al prójimo.

Para que no nos den “gato por liebre” hay una serie de consejos que os animamos a seguir en aras a conseguir que el alquiler vacacional o estacional sea lo más legal y legítimo posible:

  1. Contacto telefónico. Son muchas las personas que deciden alquiler una vivienda y quedan sorprendidas por las impactantes imágenes del inmueble que, en cuestión, podemos arrendar. No es oro todo lo que reluce y ver una imagen no siempre es sinónimo de certeza. Es recomendable ponerse en contacto con el propietario de la vivienda o portal mediante un teléfono o correo electrónico para verificar y concretar los criterios del alquiler. Una simple llamada puede ahorrarnos muchos disgustos a posteriori.
  1. Búsqueda de referencias. Sin riesgo a volvernos locos, no es malo poder buscar referencias o leer comentarios de posibles inquilinos que hayan pasado por el inmueble que queremos alquilar. Si el anterior inquilino deja un correo electrónico podremos compartir con él dudas y asegurarnos que el lugar en el que vamos a descansar durante los próximos días es tan idílico como se nos ha asegurado.
  1. Comprobar el mensaje del anuncio. Una de las pistas que ha ayudado a detectar anuncios de alquiler fraudulentos se basa en la traducción de reclamos con un pésimo uso del castellano. En estos casos resulta sencillo darse cuenta de que lo que nos ofrecen no es nada serio.
  1. Contrato. El contrato es el único arma que podremos utilizar en caso de no estar contentos con lo que hemos pagado. De ahí que resulte fundamental contar con un documento oficial en el que aparezcan los datos y el DNI del arrendador y el arrendatario así como los datos físicos y legales de la vivienda que utilizaremos.
  1. No hacer un adelanto monetario desorbitado. Y por último, y no menos importante, es importante que no adelantemos más del 20 por ciento del importe total del alquiler vacacional.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *