Conocer el valor de nuestra vivienda es muy importante. No solo si estamos pensando en comprar, vender o alquilar un inmueble, sino también como garantía hipotecaria a la hora de solicitar un préstamo. Asimismo, te permite calcular si la casa que quieres comprar tiene un valor razonable o puedes seguir negociando para rebajar el precio.

La tasación de nuestro inmueble solo puede establecerla un tasador homologado por el Banco de España. Se tiene en cuenta el estado general del edificio, la ubicación o los metros cuadrados. Hay una serie de factores en los que se suelen basar para calcularlo. Por ello, en el blog de Inmobiliaria Casablanca te contamos los elementos que aumentan el valor de la tasación de una vivienda.

Variables para calcular la tasación de una vivienda

Para calcular el valor de la tasación de un inmueble se tiene en cuenta el momento del mercado, la evolución de los precios así como los precios de las viviendas de alrededor. Sin embargo, los factores técnicos son fundamentales. A continuación, enumeramos los más destacados:

-Estado del edificio: se valora si el edificio ha pasado la inspección técnica y si está o no rehabilitado. El aspecto exterior también influye, ya que puede no corresponderse con el interior de la vivienda.

-Superficie de la casa: el número de metros cuadrados habitables son fundamentales. Sin embargo, no todos valen lo mismo. Si está bien conservado, reformado o tiene una buena distribución determinará su valor.

-Distribución de las habitaciones: la organización de la superficie tiene un papel importante en la tasación. Los pasillos estrechos y las estancias ciegas tienen menor valoración. Podemos encontrarnos con una vivienda muy grande pero con escaso atractivo.

-Ascensor en el edificio: una mejor accesibilidad y movilidad es imprescindible. No está pensado solo para personas de movilidad reducida, sino para facilitar los accesos y no tener que realizar obras de adaptación en un futuro próximo.

-Ubicación: se tiene en cuenta si la vivienda se encuentra en el centro, si tiene buena conexión con el transporte público, si hay comercios y zonas de ocio cercanos, si se encuentra en una zona residencial, industrial o comercial. Si la localización es buena, es más probable que se consiga antes la venta y el valor de la tasación será mayor.

-Orientación e iluminación: el mayor número de horas de luz natural es un aspecto muy a tener en cuenta. Tu bolsillo  lo notará. También se valoran las vistas de la casa. No es lo mismo tener un edificio en frente que un pasaje natural o unas vistas espectaculares de la ciudad.

-Instalaciones comunes: tener un aparcamiento privado, piscina de la comunidad, zona de jardín, servicios de seguridad o limpieza aumentan considerablemente el precio de las viviendas. Asimismo, el buen ambiente entre el vecindario es valorable. Si la comunidad o El Barrio es conflictivo, restará valor a la tasación de nuestro inmueble.

Cómo aumentar el valor de la vivienda

-Mejora el aislamiento de la vivienda: pasar mucho frío en invierno y mucho calor en verano resta puntos a la valoración de nuestro inmueble. Para aislar térmicamente las puertas y ventanas puedes utilizar burletes o el doble cristal para las ventanas. No solo conseguirás aumentar el valor de la vivienda sino que también mejorarás en calidez y tu bolsillo lo agradecerá.

-Realiza tareas de mantenimiento: revisa la instalación eléctrica y de agua. Tanto la tasación como las facturas lo notarán. Repara cualquier daño de la vivienda como las goteras, las humedades, los cristales dañados o los rasguños de los muebles, entre otros. La primera impresión es fundamental.

-Invierte en la cocina y el baño: estas habitaciones son las que más se valoran de toda la casa. En la cocina revisa el funcionamiento de tus electrodomésticos y si son muy antiguos, sustitúyelos. Asimismo, cuida los armarios y la encimera. En el baño sigue los mismos pasos. Tener una ducha y no una bañera, aumenta el valor de la vivienda.

-Instala elementos de ahorro y muestra tu compromiso con el medio ambiente: el uso de bombillas de bajo consumo, detectores de iluminación, el aislamiento o las placas solares son algunos de los elementos a tener en cuenta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *